martes, marzo 21, 2006

El triunfo de la voluntad




Hay épocas que ponen a prueba las almas de los hombres. Tiempos obscuros, de verbena y barracas; de voceros y falsos profetas. Así son los tiempos que vivimos. Así ha querido el destino que sea sea el mundo que ha de vivir José Puertas. Pero José Puertas se pasa el destino por el forro. ¡Jejeje!. Por el forro de los cojones morenos.

Sí.

¡El destino es inexiorable! me direis algunos. De otro modo, J. K. Rowling no hubiese matado a Harry Potter. Sé lo que pensais. Que el destino es inexiorable. Han sido cientos los emails que he recibido desde mi ausencia. Sin contar los que se divierten llamandome subnormal. Ni los del rapero chileno. Y que digo decenas: cientos. Y sin embargo, no ha sido eso lo que me ha hecho volver. Ha sido una intensa intuicion del mal. Como una premonición. Una eminente llamada a la acción. Como cuando te metes en la cama y ya te da pereza levantarte a por papel. Pero al final lo haces. Jejeje. También hay truquillos.

¡Bueno! No me pregunteis por esta etapa funesta. Jamás explicaré nada de lo ocurrido durante estos meses. Habréis de vivir en el misterio. Las causas de mi ausencia no tienen ninguna importancia. Han sido meses de angustia cósmica, retraimiento e introinspección. Mi tio me dió de baja internet. Decía que ya iba siendo hora de que estudiase las oposiciones. Pero yo me me achanté. ¡Jé!. "El guardia civil nace, no se hace". Me dijo que me pagaba si me iba de casa. Que me triplicaba la paga. Eso fue demasiado para mi. ¡Viejo miserable!. Cogí el dinero y me fui. Y alguna propinilla. De tapadillo, jejeje. Usurero malnacido.

José Puertas vive hoy como un señor en una habitación de un popular barrio de Madrid. Independiente, ufano y lozano. ¿Sabeis de qué madera está forjado José? De la que no sea amilanta. De la que vive en la boca del lobo, en el límite. En los pensamientos soñadores de los niños. Pero siempre sensible. Siempre pensando en las cosas sensibles de la vida. Siempre intelectual. Vivir con con moros no me va a cambiar. Le estoy chupando la red inalambrica a uno. Jejeje. Y tan tranquilo. Desafiando a todo y a todos. A todo.




Aquí tenéis lo que me ha hecho reflexionar sobre el devenir de los tiempos. Sobre el horror. Sobre la injusticia. Dos jóvenes de clase acomodada. El futuro de nuestra pais. En una lucha fatricida. Todos somos ese niño gordo que da repelus. Pero a él nadie le rie las gracias. Se las rien al otro gilipoyas. El coro siempre se regocija en la miseria, como en las tragedias griegas. El infierno son los otros.

Puertas ha vuelto. Por ahora.

Besos a todas.