lunes, mayo 02, 2005

El dulce olor de las flores que atrae a las abejas como las farolas a los bichitos voladores

Os preguntareis, queridos amigos, camaradas, compañeros en este sindudoso camino que es la vida, qué le ha pasado a vuestro héroe, "¿por qué ya no escribe nuestro amadísimo Jose Puertas?", "¿qué trágico acontecimiento ha podido separarle de nosotros con barreras inbisibles pero robustas, barreras al fin y al cabo, a él, que nos quería tanto como una madre a su pequeño hijo, cómo un perro a su amo, como Féliz Rodríguez de la Fuente a todos los animalillos, como el Papa a todos los buenos cristianos?", las damiselas se preguntarán si he olvidado su amor y sus turgentes formas, los niños ya no saben a quién tienen que tomar como modelo a seguir desde que he desaparecido de este universo blog, como una estrella fugaz que se extingue dejando un brillante reguerillo de polvos estelares a su paso, y esos polvillos son lo único que queda de ella, para siempre, lo único que nos permite recordar que alguna vez existió Sí, existió, ¡existió! Pero ya no, y eso nos llena de pesadumbre. ¡Pobre estrellita! Y aunque el dolor inmunda mi corazón, todos sus ventrilocuos y auriculares, por la pobre estrella, y sus polvillos (¡esos polvillos!), yo he regresado después de un pequeño descanso. Sí, Jose Puertas no os ha abandonado, ¡no! Él nunca os abandonaría, os es fiel , no os dejaría a solas en este mundo cruel exterminador de estrellitas, él es vuestro héroe, todo un macho, ¡no os dejaría!Bueno, quizá si encontrase novia y le tocase la lotería, jejejeje. Pero de momento no, ¡no! Sobre los motivos que han llevado a vuestro héroe a tener una etapa de arrecogimiento en sí mismo, ya os hablaré n otro momento. Son motivos ínfimos y personales, y aun no ha llegado el momento de sacarlos a relucir. Es mejor dejarlos en el baul de los recuerdos por el momento, ese baul lleno de polvo y roña, para que pierdan brillo, como lo pierde la estrella fugaz cuando cae y deja su reguero de polvos, ¡sí! Porque ya sabeis que las cosas que brillan se las llevan las urracas, ¡malditas! El caso es que después de esta epoca tortugosa de inmersion en los mas profundos y oscuros rincones de mi mente, he renacido, como el Ave Felix, de mis cenizas, con mas fuerza y colores mas brillantes en mis plumas.
Y al renacer, me he dado cuenta de que ya es primavera. Si, amigos, ¡sí! Ya ha llegado la época en la que todo se llena de flores, polen, sol, camisetas de tirantes y bichitos. Cuando desperte de mi liturgia me encontre con Alcantarilla soleada y bella como una mujer con camiseta de tirantes y faldita semitransparente que deja entrever su minitanga con dibujitos de niñas japonesas con moñitos.Bellísima. Como las mujeres. Porque en primavera todas las mujeres parecen hermosas. A veces hasta las bigotudas me engañan¡pero no! Jose Puertas es más listo que ellas y las desmascara.
¡Ah! Las mujeres, en primavera se visten con esa escasa ropa de colores floreados, y nos atraen, a los machos, como a las inocentes abejitas los capullos floridos. Los que hayais visto la Abeja Maya sabreis a lo que me refiero. Y la culpa de todo esto, señores, la tienen unos pequeños bichitos traicioneros que viajan por nuestro cuerpo en manadas: las ormonas. ¡Sí! Las ormonas. Esos pequeños serecillos se revolucionan con la primavera y viajan todos juntos por nuestro cuerpo, como si de un viaje organizado se tratase, para hacernos la vida imposible. Vosotros, entes cultos que seguro poseen unas breves nociones de biologia, pensareis "¡Qué tontería! Las ormonas viajan por nuestro cuerpo en manadas durante todo el año" Y tendreis toda la razón, Jose Puertas lo sabe. El problema es que en primavera se posan todas en el mismo lugar de nuestro cuerpo, como el típico matrimonio que pasa todo el verano en su pisito de Torrevieja. Se quedan allí y montan fiestas con sus amigotes, y no se van, ¡ no! Y llega un momento en el que ya no caben más bichitos en el piso de Torrevieja, y ellas siguen llamando a más amigos, ¡muchos más!Y el piso crece, crece, se llena, se hace cada vez más y más grande, y llegará un momento en el que explotará, ¡sí! reventará, si siguen llamando a más amigos, y nunca más podrán volver a pasar el verano allí. Así que por nuestro bien, amigos, espero que las ormonas se relajen. De momento, voy a darme una ducha fría.

1 Comments:

Blogger RUFUS said...

bueno visto asi, las ormonas son unos intrusos, unos okupas sin licencia del ayuntamiento.

supongo ke siguiendo con la metafora despues de eyacular el piso de torrelodones o matalavieja se kedara mas desertico que el desierto del sahara que esta todo lleno de arena playera.

9:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home