martes, marzo 22, 2005

Las dos caras de la falsa moneda

Hay días que es mejor no levantarse. Pero porque es mejor no ir a trabajar. O ir a estudiar, jejeje. Hoy ha sido uno de esos días. Si amigos mios. Sí. Bochornoso es un adjetivo que cualifica mi situación pintoresca a la entrada de la biblioteca. Como cada día, he entrado por la puerta (pero hoy he llegado tarde) (Jejeje, Puertas por la puerta jejejeje). Mientras atisvaba como un águila busca a ese ciervo para despeñar montaña abajo un lugar donde ponerme (rodeado de mujeres guapas, a poder ser), me ha llegado una de esas neófilas en la materia, una esnoff de bibliotecaria y me ha preguntado ¿busca usted a su hija?
En ese momento he dejado de pensar en absoluto y he empezado a pensar en otras cosas más tras cendentes como el que me estoy haciendo viejo y que la nueva bibliotecaria es una cabrona. No, joder. Sí, joder. ¡No! Me niego a envejecer, como Daniel Radcliffe. Le he dicho a la chica que no, que buscaba un sitio dónde sentarme mientras la miraba como Hermionne al profesor Snape, lanzándole los rayos por los ojos que Quimera lanzara con sus serpientes. Aunque tampoco era el momento de hacerse el Basilio.
Después de sentarme, sacar la carpeta y darme cuenta de que mi tío me había cambiado de nuevo los apuntes de sitio y que me había metido unas extrañas facturas que no se a santo de que devoción vienen que me las meta dentro de la carpeta de mis apuntes. Ha llegado una epistomía a mi cabeza. ¡Zas! ¡Sí! Como un pensamiento que crece dentro de una idea que nace en un estanque donde los rayos del sol golpean al amanecer y bañan a los cuentacuentos que hablan con hijos de panaderos. Así. De ese mismo modo me ha llegado una nueva rebelación del mensaje de la chica de la biblioteca: me ve como a un posible padre. Y diría más, como al posible padre de sus hijas. Alentador, nada de abotargador. Y ahora estoy feliz, aunque no encuentre dónde carajo me ha puesto mi tío mis apuntes sobre detenciones. Al final ha merecido la pena levantarse tarde. Hay un nuevo amor en la vida de José Puertas.
Me veo de nuevo tricornio al viento, capa ondeante en la playa esperando pateras. ¡Sí!

3 Comments:

Blogger Bluesman de la triste figura said...

Ni Episodio III, Blade Trinity, Ocean's Twelve ó The Italian Job.

José Puertas Sin Límites :).

8:31 p. m.  
Anonymous Trini said...

No sé si tienes edad de tener hijos pero divertido eres un rato y me encanta como cuentas las cosas , me gusta la gente que me hace reir, gracias.


Un femenino abrazo.

1:37 p. m.  
Blogger RUFUS said...

vaya, ese bibliotecaria se te puso a huevo (visto desde esa prespektiva reproductora). salut

Los de la meremerita no hivais siempre en pareja???

9:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home