martes, marzo 22, 2005


El otro dia expurgué mis viejos apuntes de bachillerato. Si. Necesitaba una ampliación de espacio para hubicar mis interviús. Ojeando mis cuadernos de adolescencia afloraron en mi sentimientos tiernos de nostalgia y melancolía. Como un viejo que mira la caida de las hojas en el otoño y piensa en todo lo que pudo ser y no fue, o a lo mejor si fue. Eso no lo sabe nadie. O como un panadero que mientras menea la masa cavila sobre quien se comera su pan y arrebatado por la ternura pierde una lágrima que resbala por sus suaves mejillas harinadas y finalmente cae, cae, sobre la masa salada del pan. Así. Igual, igual. Oh, poesía, ven a mi. Meneame, meneame como hace el panadero con la masa. Oh, sí, oh, sí. Ahí estaba yo contemplando mi pasado en hojas amarillentas que ya apestan y estan mordisqueadas por los gusanitos estos que siempre se comen el papel.

Rebuscando entre esa podredumbre me reencontre con mi adolescencia. Mi foto de la orla de cuando tenia tantos granos que no se me veia la cara. Los prosprectos del Colectivo. Era una Fundación que fundé modestamente para agrupar a los compañeros en los valores que tanto gustan a los jovenes. Se llamaba Mancomunidad de Apuestos y Concienzudos Hombres Organizados, o Colectivo M.A.C.H.O, jejeje. Buen nombre, ¿verdad? Se lo puse yo. Jejeje, lo que me costó encontrar palabras que cuadraran con las letras. Que astuto.

Lamentablamente mis compañeros no se sumaron a la gozosa iniciativa. Cambié el nombre a Colectivo José Puertas cuando me quedé solo. No hay nada tan triste como un colectivo de una persona. Quizá un viejo que mira caer las hojas. Tanta propaganda desperdiciada. Tantos discursos por el retrete. Por no contar el trabajo de desembozarlo cuando el tirano de mi tio me obligó a sacarlos.

Pero no desespereis, jejeje. Ya sé que en este pais lo que vende es el sexo. Lo se. Pues en aquel bello capitulo de la historia de José Puertas también hubo sexo, y drogas, y putas. Putas, putas a punta pala. Y alcohol. Claro que sí. Una vez olí un porro, jejeje. Si. Si. En serio. Claro que si. Y no me ofusqué ni nada. No sucumbí a la perversion como esos jipis asquerosos, jejeje. Porque uno es fuerte. También he visto muchas putas. Vaya si las he visto. Por todas partes. Estan entre nosotros. Cuando uno menos se lo espera saltan ¡y te follan! Sí. Lo he visto. Pero a mi no. A mi no, yo no me dejo, yo lucho contra ello. Jejeje. Yo estoy incorrupto como Sony Croquet. Como Mike Hammer. Aunque esos iban con muchas tias. Pues yo soy mas incorrupto que ellos, jejeje. Y estoy aquí. Miradme. Contempladme y unios. Cogeos por las manos y cantaos matutinamente en tanto en cuanto amanece y nubes perladas de sudor dejan caer un arco iris de extrema belleza que nos entra por la boca y nos sale por las orejas. Dejaos llevar. Por la juventud. Por la poesía. Oh. Lo veo. Lo siento. La poesía llega y me toca. Me menea. Me menea…
Ohhhh…

1 Comments:

Blogger Queen of Hearts said...

Don Jose, me alegro mucho que no seas "fàcil" eh! y no te dejes llevar por las tentaciones mundanas de esas malas mujeres (cochinas! cochinas! què hacìan tentando a Don Jose!, pobrecito, con lo que le ha costado a èl mantenerse puro y casto!).

Sabes, algo similar me sucediò hace poco. Encontrè mi primer diario de adolescente (inspirado en la legendaria Ana Frank, heroìna de las adolescentes) y al leerlo recordè tantas cosas y me sentì tan vieja, al ver que ha pasado tanto el tiempo... aquellos viejos tiempos que no volveràn, pero se quedaron en un papel para que no los olvide.

besotes!

2:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home