jueves, febrero 24, 2005

Almas gordas

Uno no es un don Jhonson. Que mas quisiera. Pero tambien Puertas ha clavado sus pinitos en el mundo de la sexualidad. Oh, sí. Por supuesto. Jejejeje. Por supuesto. Je. Y es que dicen que la calvicie es simbolo de virilidad. Y yo me pregunto, ¿por qué? Quien lo sabra. Lo mismo lo sabe algun cientifico chino, pero no muchos más. No muchos. La calvicie es virilidad, chicas. Y como lo es, por eso estoy como estoy. Digo yo.

Tambien me pregunto muchas cosas. ¿Por qué las mujeres no se fijan más en los apuestos calvos con signo de machismo y si en muchachos rubiales con pícara mirada? Como DiCaprio. Aunque debo admitir que ese perillán arrancó algunas lágrimas a este alma de cántaro que os escribe. Porque uno no es de piedra. ¿Por qué no se fijan en alguien con alma de poeta, como yo, y hay otros cafres que follan tanto? Preguntas, preguntas. Las mujeres son un misterio, jejeje. Tampoco se por qué. Pero dejemos la filosofia. Sí.

Hoy he estado recordando viejos tiempos. He recordado mi primer beso. Jeje. Que tiempos. Se me enublecen los ojos. Fue un momento indescriptible. Era creo que alla por el ochenta y dós, en la era del mundial y los tiempos de naranjito. Jeje. Tenia una colección de cromos guapisima y solo me faltaron dos jugadores de Brasil. Brasil, qué equipo. La leche. Aunque desde entonces no me gusta el futbol. Pero ese no es el tema. El tema es el sexo. Puro y duro. Sexo. Tetas. Cachondeo. Es lo que vende en este país. ¡Sí! Sexo. Pues yo estaría pensando en tetas y culos, jajaja, bendita adolescencia. Pero lo he dicho para vender, en realidad no habia sexo. Estaba en el aseo aquella nostálgica tarde de otoño. Me miraba en el espejo con tierna melancolía y meditaba en los dramas del mundo, reventandome algun grano traidor de vez en cuando. El tema es que me llamaron a gritos porque habian llegado al hogar unos parientes lejanos, y tuve que salir con la más afable de mis expresiones y poniendo mi lado bueno, el menos sangriento. La visita era mi abuela. Pero oh ¡sorpresa! Jejeje. Que apareció con una tia rara que no conozco y con una prima segunda mia. Que momento. Nunca lo olvidare. Nos saludamos y se movió torpemente. Jejeje. Bueno, fui yo ¡canastos! Me tropecé. No me lo propuse. El tema es que apuntamos mal y rozamos un poco los labios. Y le toqué una teta.
Jejejejeje. Qué tiempos…
Me enternece. Qué joven era. Cómo me ruboricé. Jeje.

No sé si fue mi primer gran amor. Eso juzgadlo vosotros, amigos. A la vez que mi primer desengaño, como en las grandes gestas. No la volví a ver hasta años despues, cuando ya tenia novio. Solo me dijo hola y adios, fingiendo no acordarse. Zorra rencorosa. Pero la perdono con magnanimidad. Y ahora os dejo. Voy a ver si me escribe mi churri. Jejeje. Sí, chicos, estoy enamorado. Ya os contare otra apasionante aventura en otra ocasión, mis bravos.